lunes, 6 de febrero de 2017

Hay veces que el maquillaje no es suficiente...

Hola a tod@s!!! Este no es el post típico a los que os tengo acostumbrados. Esto es más una reflexión. Son pensamientos que a veces es necesario sacar fuera de la cabeza porque... quién sabe, quizá hay gente que se identifique y se sienta menos sola o desamparada al leerlos.


¿Por qué nos sentimos mal?

La vida está llena de altibajos. Eso entra dentro de lo normal. No siempre las cosas nos van a ir rodadas, pero a veces las  malas rachas duran un poco más de lo normal. Y cuando esto sucede te preguntas mil veces... ¿Cuándo me voy a encontrar bien de nuevo? ¿Qué hago para estar bien? Después de leer muchas cosas sobre esto, he llegado a la conclusión de que la fuerza que tienen nuestros pensamientos es impresionante. Lo que nos rodea son situaciones, esas situaciones podrán ser mejores o peores pero no siempre son la causa directa de nuestro malestar o infelicidad. Son los pensamientos que nos generan, que hacen que le otorguemos más o menos importancia a dichas situaciones. 

Dicho así parece fácil... CAMBIEMOS NUESTROS PENSAMIENTOS,  vamos a dotarles de tintes optimistas y positivos. Ay... ojalá fuera tan fácil. Pero en realidad esa sí sería la solución, creo yo.

¿Nunca os ha pasado que habéis visto a alguien deprimido o que pasa por una mala racha y no lo llegáis a comprender? A veces, cuando esto sucede, pensamos... tiene salud (él y su entorno), tiene trabajo, gente que le quiere... es como si el que lo pasa mal lo hace por gusto...


       " ¿Pero qué más quiere? 
     ¡No todo puede ser de color de rosa!
     ¡No es realista!
     ¡En la vida se pasa también por momentos       malos!"

... En fin, multitud de comentarios genera esta situación. Pero la realidad es que el que la sufre, lo hace de veras. A veces, las emociones y los pensamientos negativos duran mucho, te sumergen en la tristeza y van acumulando tanto peso que resulta difícil desprenderse de ellos. Pero DIFÍCIL NO ES SINÓNIMO DE IMPOSIBLE. Y es que como dice el refrán "No hay mal que cien años dure" (ni cuerpo que lo aguante, podríamos añadir).

Nuestros sentimientos negativos, nuestras emociones, nos avisan de que algo no va bien, nos ponen en alerta de que hay algo que tenemos que solucionar. El problema es que, a veces, no sabemos cómo afrontar dicho problema y esas emociones se hacen cada vez más grandes.

Leí en una página de internet una reflexión que copio a continuación: 

" Hay que hablarse a uno mismo con argumentos realistas sobre la emoción: en lugar de decirnos a nosotros mismos cosas como. ¡Otra vez tengo ansiedad, qué débil soy! o ¿Esta tristeza me está arruinando la vida!, etc, comienza de otro modo: ¡Tengo ansiedad, pero eso no significa que haya matado a nadie, así que dejaré que esté conmigo por el resto del día"
(La mente es maravillosa)

Parece fácil de leer pero es difícil de llevar a cabo... o no. Al final, como el que aprende a hacer un buen eye liner, todo es cuestión de práctica, de ensayo-error.

Todos nos sentimos mal en algún momento de nuestras vidas, por lo que podemos comprender lo que sienten el resto de personas que están pasando por una mala racha. La empatía es una cualidad que nos hace verdaderamente humanos y deberíamos ser conscientes de ello más a menudo. Porque el que sufre lo pasa mal y lo mejor que podemos hacer es, primero, apoyarle, segundo, dejarle claro que puede contar con nuestra ayuda, y tercero, tener muy presente que no estamos exentos de ocupar ese lugar en algún momento y que necesitaremos nuestra ración de comprensión.

Dicho todo esto, os prometo que cuando he empezado a escribir, no sabía realmente cómo iba a desarrollarse el post, ni siquiera cual era su finalidad. Pero en este estrés de vida en el que muchas veces no tenemos tiempo para cuidar algo tan esencial como son nuestros sentimientos, a veces, el ver que otras personas pasan por lo mismo que tú, que sienten tus mismas cosas hace que te sientas menos solo en tu lucha

Antes de meternos en la ducha, nos desnudamos para poder limpiar mejor nuestro cuerpo. Pues para limpiar de malos pensamientos  y sentimientos negativos nuestra cabeza debemos desnudar nuestra alma. Esa sería sin más la finalidad del post, desnudar mi alma, tomar conciencia de mis luces y mis sombras, y como dije antes, acompañar con mis palabras a aquellos que por una u otra causa están enfrascados en los torbellinos de las emociones. 

Je, je ☺☺☺☺☺☺☺☺☺ vaya rollito que os he metido. Ya me despido, no sin antes agradeceros que me sigáis y que siempre tengáis palabras bonitas hacia mí. Muchiiiiisimas gracias!!!!

Ciao!




4 comentarios:

  1. Post brillante... tan brillante como tú, estés como estés... maquillada o a cara limpia de emociones! Eres genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Ester! Tengo ganas de que vengas y te quedes����

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho Patricia, y sí, me he sentido identificada con tus palabras. Gracias por desnudar tu alma y compartirlo, estoy segura que ayudas mucho con tus palabras, a mi me has ayudado. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
  3. Ana pues ya solo con esas palabras me doy por satisfecha!! Eres genial!!! Ya sabes dónde encontrarme!😘

    ResponderEliminar